Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. | VER MAS

Estrategias de Casinos / Estrategia Tragaperras

Ranking Salas de Casino

Casa Valoración Bono
No hay datos disponibles

Estrategia Tragaperras

Estrategia Tragaperras

Como todo juego de azar “puro”, al igual que la ruleta, las máquinas tragaperras no tienen estrategias fijas e invencibles para conseguir ganar siempre dinero. Y es que no podemos incidir en los factores que nos permiten conseguir victorias, en este caso, en la alineación de los símbolos de cada rodillo. Por tanto, el azar es total en el juego… salvo por la forma en la que administramos nuestro dinero, nuestros depósitos. De nuestra astucia a la hora de cómo apostar y cuando hacerlo saldrá determinado nuestro éxito en las tragaperras.

Por tanto, lo primero que hay que entender a la hora de hablar de estrategias para las máquinas tragaperras es que estas estrategias se refieren no a la propia máquina en sí, sino a las apuestas que haremos, a la forma en que la que administraremos nuestros fondos. Eso será lo que, en un momento dado, pueda darnos relativos beneficios a medio y largo plazo. De esta manera, lo único que podemos aprender acerca de esto es como controlar mejor nuestro dinero para apostarlo en el momento justo, y de la forma más adecuada.

El presupuesto es la clave

Ya sea en un casino real o en uno virtual, si queremos jugar a las tragaperras ganando dinero habrá que apostar dinero real, por supuesto. En este sentido, hablamos de contar con un presupuesto o fondo para cada sesión, algo crucial. Contando con un dinero fijo desde el principio, sabremos bien lo que podemos y no podemos hacer, cómo jugar y cuando parar. Podemos escoger dos vías diferentes para tratar de ganar dinero, ya que todos estaremos de acuerdo en que hay más opciones de ganar cuanto más se juegue. De una manera bastante simple y rápida, si tenemos 100 euros, por ejemplo, y queremos ganar más dinero, tenemos más posibilidades de hacerlo jugando 50 partidas que jugando solo 25. Es pura probalidad.

En ese caso, tenemos dos opciones. Jugar solo 25 partidas, pero apostando más en cada una de ellas (si nos ceñimos a un sistema fijo, sería 4 euros por jugada) o apostar al menos, la mitad en este caso, para poder jugar el doble de partidas. Esta es una de las mejores formas de empezar a jugar a la máquina tragaperras, sin tener que preocuparnos demasiado por lo que podamos perder (siempre teniendo un fondo fijo que no suponga una pérdida demasiado grande, por supuesto) y pudiendo obtener unos buenos beneficios.

A veces, sin embargo, existen posibilidades de conseguir unos premios muy altos, que prácticamente nos paguen todas las pérdidas de esa sesión e incluso nos permitan ganar una pequeña fortuna, aunque para ello hay que apostar de forma más “drástica”. Hay que jugar con apuestas máximas, que dependerá de la máquina, pero que pueden ser, por ejemplo, de tres unidades, dándose un premio mucho mayor que el que se conseguiría si apostamos solo 1 unidad. Esto también incluyo el llamado bote progresivo o jackpot, el premio máximo que uno puede conseguir en las tragaperras, al que solo se aspira con la apuesta máxinma.

Dependerá pues de la forma en la que se encuentre el propio jugador, del dinero que tenga disponible para realizar ese tipo de apuestas máximas (que obviamente impedirá que haga muchas más jugadas, ya que el presupuesto se acabará antes) y de la propia máquina en sí, según las posibilidades que nos ofrezcan a la hora de ganar. Porque eso es otro de los puntos importantes a tener en cuenta. Normalmente las tragaperras devuelven un 95% del total jugado al usuario como media en forma de premios. Algunas llegan incluso al 97 o 98%.