Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. | VER MAS

Juegos de Casinos / Baccarat / Reglas

Ranking Salas de Casino

Casa Valoración Bono
No hay datos disponibles

Reglas de Baccarat

Baccarat

El objetivo claro del juego es apostar por la mano que conseguirá un 9 o se quedará lo más cerca posible de ese valor, sumando sus cartas. Decimos la mano porque en el baccarat existen dos “entes” o manos diferentes, que se llaman jugador y banca, pero que no tienen que ver con los propios jugadores o el casino, son simples denominaciones. De hecho, podemos apostar porque ganará la mano de la banca, en lugar de la del jugador.

Se puede apostar a que gana el jugador, la banca o que hay empate. En caso de ganar la apuesta del jugador, se paga 1 a 1 lo apostado. Si ganamos con la apuesta de la banca, también obtendremos el pago de 1 a 1, aunque con un 5% menos, en concepto de comisión. En caso de empate, bastante más improbable, se paga a 8 a 1, un pago más que suculento. El empate se da, obviamente, cuando la dos manos se quedan con el mismo valor, incluso después de sacar la tercera carta.

Se apuesta al inicio del juego, antes de que se repartan las cartas, en alguna de las apuestas anteriores. Una vez realizadas estas apuestas, cada mano recibe dos cartas, dos para el jugador y dos para la banca. El valor de las mismas se determinad e la siguiente manera: el As vale 1, el 10 y las figuras valen 0, y todos los demás números conservan su propio valor. El objetivo es conseguir un valor de 8 o 9 (mano natural) con esas dos primeras cartas. De no llegar y quedar por debajo, se saca otra tercera. De pasarse de 10, se restaría precisamente 10 al valor de las cartas. Mejor observemos un ejemplo.

Cartas del jugador: 4 y AS (5, mano natural)    Cartas de la banca: 2 y 5 (7)

Se pide otra carta más. El jugador recibe un K (0) y la banca un 9 (9)

En este caso, la banca ganaría al tener un valor total de 6 (9 + 2 + 5 = 16 – 10 = 6) frente a 5 del jugador (4 + 1 + 0 = 6 )

Nunca se sacan más de tres cartas por mano, así que el resultado después de la tercera carta es totalmente definitivo, ya se victoria para alguno de los jugadores o empate.

Esta jugada transcurre en apenas segundos, lo que hace posible jugar muchas partidas de baccarat en poco tiempo, dado más emoción al juego.